Aljezur es una hermosa localidad ubicada en la reserva natural de la Costa Vicentina. Nombre con el cual se conoce la costa sur-oeste de Algarve.

Esta bonita villa agrícola, con su castillo moro y playas inexploradas, representan el Algarve virgen. Perfecto para quienes lo que más desean en su viaje es tranquilidad.

Saliendo de Lagos, a unos 30 kilómetros por la carretera N120, se llega al verde valle de Aljezur, a través de un antiguo puente. Su  pueblo está construido a un lado de la colina, paralelo al río.

Qué ver en Aljezur

Esta verde y frondosa zona de Algarve, es famosa por producir las mejores patatas dulces. Cada año acoge durante el otoño el Festival de la patata dulce, evento gastronómico que se realiza durante dos semanas con la colaboración de todos los restaurantes de la ciudad.

El pueblo en general, sus calles, incluso las que acogen cafés y comercio, son tranquilas y tradicionales.

Castillo de aljezur

Castillo de Aljezur

Castillo con vistas

En lo alto de la villa y su ribera, se encuentran las ruinas de un antiguo castillo moro.

Desde aquí puedes aprecias unas vistas increíbles de todos los alrededores.

Es posible llegar caminando o en coche. Si vas en coche, puedes llegar hasta la cima sin problema,  ya que en la parte superior puedes aparcar.

La entrada es libre.

Playa de la Arrifana

Playa de la Arrifana

Playas para surfistas

Pero son las  increíbles playas de Aljezur  lo que le ha dado fama a este municipio.

Es una zona muy escogida por los amantes del surf, y existen varias escuelas y hostales con el surf como norte.

Al sur, un camino nos lleva a las playas de Arrifana y Monte Clérigo y más al norte hasta la Playa de Amoreira. También hay playas más oscuras en Rogil y otras fácilmente accesible a unos pocos cientos de metros del pueblo de Odeceixe.

Odeceixe

Odeceixe

Pueblos con encanto

Los caminos entre playas están rodeados por vistas increíbles, zonas de cultivos y  pequeñas villas que merecen una visita. Destacamos las villas de Carrapateira y Odeceixe.

Definitivamente Aljezur es un lugar que podemos disfrutar intensamente y con consciencia mientras se mantenga libre de grandes construcciones o complejos turísticos. Donde aun se puede ver a los campesinos arando su tierra con un buey, como lo han hecho durante siglos.

Puede que durante sus paseos por la playa o los acantilados no se tope con nadie, y el silencio de las olas sea su único compañero.

 

Comentarios y recomendaciones

comentarios